jueves, 4 de marzo de 2010

AMY WINEHOUSE: BACK TO BLAKE

Ni contigo, ni sin tí. En esos términos, parece moverse la relación sentimental entre la artista Amy Winehouse y su ex marido, Blake Fielder-Civil.
Así de acaramelados se les pudo ver a ambos, tanto a la cantante Amy Winehouse como a su ex marido, Blake Fielder-Civil, en un bar de... ¿tapas?..., en el barrio de Camdem, en la ciudad de Londres (Inglaterra, Reino Unido), el pasado Lunes, día 1 de Marzo de 2.010.
Al parecer, en dicho establecimiento, la intérprete Amy Winehouse y su ex marido, Blake Fielder-Civil, pasaron un buen rato y dejaron patente, a todo aquel que estuviera allí para atestiguarlo, que la llama del amor entre la vocalista Amy Winehouse y se ex marido, Blake Fielder-Civil... ¡sigue encendida!.
Todo hay que decirlo y es que la cita entre la cantante británica Amy Winehouse y su ex marido, Blake Fielder-Civil, fue un tanto peculiar: en un momento dado, y tras 90 minutos de animada conversación/flirteo, el ex marido de la artista Amy Winehouse, Blake Fielder-Civil, salió pitando a su casa, en la localidad de Sheffield (Inglaterra, Reino Unido).
Al parecer, el ex marido de la intérprete Amy Winehouse, Blake Fielder-Civil, hubo de marchar, para cumplir el toque de queda impuesto por el Juez, tras varios episodios delictivos, relacionados, fundamentalmente, con su adicción a los estupefacientes.
No parece que cambie demasiado el guión para la estrella Amy Winehouse, que regresaba, hace poco, del mar Caribe, donde graba la continuación de su, ya lejano, último trabajo discográfico, titulado "Back to Black".
Como bien apunta el rotativo británico "The Sun", es más que previsible la presencia del ex marido de la vocalista Amy Winehouse, Blake Fielder-Civil, en la nueva casa que la propia cantante británica Amy Winehouse está a punto de comprar en el barrio de Candem, situado al norte de la ciudad de Londres (Inglaterra, Reino Unido).
Con cinco habitaciones, cuatro baños, sauna, gimnasio y espacio para montar su propio estudio de grabación, y teniendo en cuenta su ubicación, en una de las zonas más "cool" del planeta Tierra, en la ciudad de Londres (Inglaterra, Reino Unido), es normal que la casa comprada por la artista Amy Winehouse valga los más de dos millones y medio de libras esterlinas que le piden por ella.
Más le vale, a la intérprete británica Amy Winehouse, vender bien su nuevo trabajo discográfico y no gastarse los "royalties" en cosas superfluas, como "d-r-o-g-a-s", porque no quiero pensar en la hipoteca que debe tener que pagar ahora la estrella Amy Winehouse.
Que conviertan o no una casa de más de dos millones y medio de euros, en un antro lleno de ropa sucia, de basura y de parafernalia para el consumo de drogas, como los anteriores hogares de la vocalista Amy Winehouse, demostrará si la pareja, formada por la solista Amy Winehouse y su ex marido, Blake Fielder-Civil, ha hecho, realmente, algo por cambiar, como llevan prometiendo, desde hace meses, a amigos, a los jueces y a la prensa, o si, por el contrario, siguen siendo los de siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada