lunes, 22 de marzo de 2010

EL NUEVO VIDEOCLIP MUSICAL DE LADY GAGA AGITA AL PARLAMENTO

Hay que ser mayor de edad, para ver el anticipadísimo nuevo videoclip musical de la cantante Lady GaGa, correspondiente al tema titulado "Telephone", que cuenta, como sabemos, con la colaboración de la diva Beyoncé Knowles. Mayor de edad a lo internet, eso es cierto, donde siempre puedes decir que tienes más de 18 años de edad y que quieres continuar, por mucho que, en tu Documento Nacional de Identidad (D.N.I.) ponga que no has cumplido los 13 años de edad.
El videoclip musical del tema de la cantante Lady GaGa, titulado "Telephone", que ha sido extraído de la reedición especial del último trabajo discográfico de la camaleónica artista Lady GaGa, titulada "The Fame: Monster", dura más de nueve minutos y es de esos videoclips musicales con diálogos propios, con introducción, con nudo y con desenlace.
El videoclip musical del tema titulado "Telephone", de la intérprete Lady GaGa, está dirigido por el director sueco Jonas Åkerlund, el mismo director de videoclips musicales que nos trajo ese compendio de sutilidad, que es el videoclip musical del tema titulado "Smack My Bitch Up", del grupo The Prodigy.
A mi, personalmente, me ha encantado, dicha sea la verdad, este nuevo videoclip musical del tema titulado "Telephone", de la estrella Lady GaGa, con los impagables pixelados de zonas comprometidas, con esas gafas, hechas de cigarrillos humeantes, y con la diva Beyoncé Knowles, vestida a lo Betty Page. Pero no todo el mundo piensa lo mismo. Normal.
Y es que, si aquí se debaten los toros, en el Parlamento de Nueva Gales del Sur (Australia), se ha debatido el polémico videoclip musical y las letras del éxito titulado "Telephone", de la vocalista Lady GaGa. Un parlamentario laborista, Greg Donnelly, aprovechó su intervención en el Parlamento de Nueva Gales del Sur (Australia), para criticar a la solista Lady GaGa, como culpable de la sexualización de las chicas australianas en fase pre-adolescente.
En un discurso bastante explícito, el parlamentario australiano, Greg Donnelly, criticó que actitudes, como la actitud de la cantante Lady GaGa y de la estrella Beyoncé Knowles, "estaban deformando las relaciones entre sexos y convirtiendo a las mujeres en voluntarias presas fáciles de los deseos más retorcidos de los hombres".
Después, el parlamentario Greg Donnelly, desde el Parlamento de Nueva Gales del Sur (Australia), describió, paseando por el peligroso terreno de la leyenda urbana, algunas conductas y comportamientos sexuales que se presuponen a los jóvenes australianos y en los que la herencia de la artista Lady GaGa justificaría los comportamientos machistas, ya que, después de todo, "ellas se lo habrían buscado".
La respuesta no se hizo esperar y, así, se puede leer, en esta transcripción del acta de sesiones del Parlamento de Nueva Gales del Sur (Australia), donde los parlamentarios más liberales criticaron la percepción machista de las relaciones sexuales del parlamentario conservador australiano Greg Donnelly, mientras que los miembros más conservadores del Parlamento de Nueva Gales del Sur (Australia) criticaron el lenguaje "grá-fi-co", usado en el "speech" de la intérprete Lady GaGa.
No es la primera vez que se demoniza la música "pop", ni mucho menos la primera vez en la que NO está inmiscuido el bueno del rockero Marilyn Manson. Hace ya 44 años del famoso “más grandes que Jesucristo”, del músico John Lennon, y aquí no ha pasado nada.
Los vestidos de la estrella Lady GaGa, hoy, hacen ensombrecer el sujetador cónico y el "dirty talk" de la diva Madonna, procedentes de principios de la década de los años 90, como lo hará, pongamos, la joven artista Miley Cyrus de dentro de 20 años, al "vestido de cinta de escena del crimen", que utiliza la propia cantante Lady GaGa, en este año 2.010, y que ya puedes comprar para "Second Life". No nos engañemos, todo pasa y aquí nadie ha ardido en el infierno. Al menos, todavía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada